Por: Susan Bowerman

 Para contribuir al crecimiento de uñas fuertes y saludables, hay que ingerir los nutrientes correctos. 

Al igual que la piel y el cabello, las uñas son una ventana al cuerpo: la salud de tu piel, cabello y uñas es un reflejo de cómo te alimentas. Y como cualquier otro tejido vivo, las uñas dependen de una ingesta regular de nutrientes para mantenerse fuertes y saludables.

El A-B-C de las uñas

Las uñas se componen de varias capas de una proteína conocida como queratina: la misma que se encuentra en el cabello. Tienden a crecer a un ritmo fijo, pero con ciertas variaciones: las uñas del hombre crecen más rápido que las de la mujer (excepto durante el embarazo, cuando el ritmo se acelera), las uñas en los dedos de las manos crecen más rápido que en los pies, la del meñique crece más lento que el resto, y por lo general crecen más rápido en el verano que en el invierno. Además, la genética juega un papel determinante en la rigidez de las uñas.

Si bien no puedes hacer que tus uñas crezcan más rápido ni que sean más rígidas, es importante darles los nutrientes que necesitan para mantenerse fuertes y saludables. Así, puede que tus uñas crezcan más porque es menos probable que se quiebren o agrieten.

Cuatro nutrientes que contribuyen a la salud de las uñas

 

1. Proteínas

Dado que se componen principalmente de proteína, no es ninguna sorpresa el que necesites una ingesta adecuada de proteína para contribuir a la salud de tus uñas. Existe una variedad de fuentes vegetales y animales de proteína baja en grasa: soya y otras leguminosas, huevos, productos lácteos, mariscos, aves y carnes magras.

2. Ácidos grasos omega-3

Las grasas saludables ayudan a mantener las uñas humectadas y evitar que luzcan secas y sin vida. La mejor fuente de grasas omega-3 es el pescado, pero también las puedes encontrar en nueces, semillas de chía y linaza.

3. Zinc

El zinc es un mineral de vital importancia para sintetizar la proteína, ya que ayuda a tu cuerpo a producir la queratina de las uñas. Las ostras son la fuente más rica de zinc, pero también lo puedes encontrar en otras proteínas: carne roja, pescado, carne blanca, leguminosas, yogurt y nueces.

4. Magnesio

El magnesio es un mineral muy versátil: se necesita en literalmente cientos de reacciones químicas del cuerpo y, al igual que el zinc, ayuda al cuerpo a producir las proteínas de las uñas. Es muy fácil consumir magnesio porque se encuentra en una enorme variedad de alimentos saludables. Los vegetales de hoja verde, las nueces y leguminosas, el aguacate, los granos enteros, el yogur y la leche de soja son excelentes fuentes de magnesio.